lunes, 17 de noviembre de 2014

Mi Querido Justin Bieber


Pasé de ser un seguidor suyo. Ahora soy un fanático. Quisiera darle un abrazo y decirle cuánto aprecio su asombrosa música. Mimarlo con graciosas anécdotas de cómo es que junto plata para comprar su música, sus pósters, descargo fotos suyas. Decirle que soy un true belieber...

Luego lo tomaría de la cabeza, se la estiraría y le rajaría el cuello con un cuchillo de mantequilla, cosa que demore más en el proceso de causarle dolor. Le sacaría sus mechas rubias a estirones, de manera que la piel se le abra y comience a sangrar todo su rostro. Le reventaría los ojos con mi dedo del medio diciéndole "¡puta! ¡puta! ¡puta culiá!". Le cantaría su cumpleaños versión death metal a todo trapo, hasta que sus oídos revienten.
Como es racista, contrato a dos negros para que lo violen. Y si se queja, una fanática mapuche para que termine de cagárselo con su palo de marchas preferido.


Te amo, Justin.
Tu fan más fan.

Nueva Reseña a Chile del Terror

Es ya posible encontrar un par de críticas y reseñas del libro-antología en los motores de búsqueda (en realidad, es uno solo motor), y éste, del amigo Eduardo Farias, no está nada mal.






Videoblog: La Experiencia de Escribir una Novela - Cap 01





Me cambie de casa... (¡carajo!) El tener que volver a Chile, tras mi paso por Perú, significó, más bien, el tener que sufrir varias penurias. El encontrar un trabajo de vendedor de cigarros, alcohol y hot dogs significó tener que mamarme dosis incalculables de paciencia. Pasó otro mes para volver a encontrar, recién, otro trabajo. Sin embargo mantendré, en la medida de lo posible, el anonimato de la empresa en la que estoy, sólo puedo contar (en realidad no es que pueda, sino que quiero que sepan) que el trabajo es de noche y rodeado de la más absoluta naturaleza. Perfecto, ¿ah?

Sumado a éso, quiero que sepan (sí, ahora es quiero de un principio) que me largué a vivir en otro lado. En el centro de Rancagua -la ciudad donde no pasa nada-, en un agradable departamento. Hoy llegó el comedor que compré, así que lo aproveché y me senté a escribir un rato. 

Parto por mi rostro en el video, que no es nada más imbécil que intentar menoscabar el proceso escritural de algo tan simple como lo es una novela. Desde siempre quise grabarme de ésta forma, y decidí que con éste nuevo trabajo podía permitirme tal cosa. Si deciden ver los videos notarán que no tienen nada de edición, todo hippie, sólo el lente de la cámara del celular y yo. Los ruidos de la oscuridad y animales de fondo son causa de otro costal.

Namasté.

sábado, 1 de noviembre de 2014

Escogido Antología Espíritus del Samhain

Todo pasó rápido. La señorita apodada Loba Roja en la red me envió una invitación para participar en su antología y, como por esos días estaba de buen humor, decidí hacerlo.

Hoy me entero que quedé dentro de los escogidos, con el relato Esa Costumbre. Había pensado guardarlo para la segunda colección de cuentos de Chile del Terror, pero tendré que inventarme algo más ese fin.

La antología Espíritus del Samhain viene directamente de textos recogidos de Facebook (hasta donde sé). Es bien lana, nada pretencioso. Para pasar un buen rato. Sería bueno un esfuerzo por hacer algo en papel.

Dejo la portada y el link, donde pueden descargar los relatos